Casa 06. St. Andreu de Llavaneres 2004

Obra seleccionada en 2ª Triennal de arquitectura del Maresme

Seguramente sea la vivienda unifamiliar, el programa más vital en el sentido más estricto del término. Gundi, la propietaria, dispone de una colección de cuadros que debían ser expuestos en la casa; Edgar, el propietario, insistía en una disposición programática acorde con la luz y las vistas.

La vivienda se resume como la construcción de un porche (disfrutar del aire libre), un vestíbulo (primera imagen del interior de la vivienda, recibir a los invitados, ofrecer cantidad y volumen de aire) y un corredor, galería exposición de cuadros). La adecuada orientación y el recorrido programático acaba de configurar el edificio.

Dos niveles, atravesados en cruz, tanto en planta como en sección. El porche se define por el vuelo de la primera planta, sostenida por pilares metálicos (imagen del inexistente arbolado natural en la parcela), que se abre en dos alas), definiendo así en su punto intermedio, el vestíbulo de seis metros de altura, que permite recoger la luz hasta el pavimento. En el espacio existente entre las dos alas, se tiene previsto construir un jardín zen: Los propietarios lo irán definiendo con el paso de los años (me explican que es una cuestión de tiempo, y que es necesario encontrar las piedras adecuadas, mediante los sentidos…)