Una modesta proposición

Todos aquellos que, a mediados de los años 80, iniciamos los estudios de arquitectura en alguna Escuela Técnica Superior de Arquitectura española recordaremos como, en el año 1986, se convocó y llevó a cabo una huelga de varios meses con el objeto de protestar por la inminente Ley 12/1986 (BOE-A-1986-8176) sobre regulación de las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros Técnicos.
La controversia, en aquella ocasión, nacía de la “apropiación” por parte de los arquitectos técnicos de una serie de competencias, hasta entonces sólo reservadas a los arquitectos.
La situación no es idéntica, pero sí parecida, con el actual borrador del Anteproyecto de Ley Servicios Profesionales. Salvando algunas diferencias, el núcleo de la cuestión se centraba entonces, y se centra ahora, en la reserva de las competencias profesionales. Sobre el borrador de la LSP se han venido realizando estos días, necesarios y brillantes análisis: entre ellos mencionar #lsp y #lspmatices de J. Prat, Cambiando arquitectura por construcción, o la ignorancia sobre las disciplinas que participan en el proceso constructivo, de B. Espigares Rooney, Nueva Ley de Servicios Profesionales. La de Cal y la de Arena, de n+1, o Porque la arquitectura no es un juego #Marqnifestación, de StepienyBarno arqts. Hay más, muchos más, pero estos son una muestra de las respuestas y reacciones ante un borrador de anteproyecto de ley que nos afecta a todos de una manera directa.
stock-vector-vector-set-of-various-buildings-71529799
Desde este blog, y desde la memoria, queremos sumarnos a las reflexiones que han circulado por la red con una reflexión ajena que, a nuestro parecer, sitúa a la Arquitectura por encima de disputas y polémicas legales. Transcribimos aquí un extracto del artículo que publicó J. Quetglas, el año 1986, en respuesta a la anteriormente reseñada Ley de las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros Técnicos de 1986, y que merece ser revisitada por cuanto permite aproximar otra mirada al borrador de la actual #lsp.
El artículo de Josep Quetglas se publicó con el título original Una modesta proposició, en Butlletí UPC, nº 12, mayo, 1986, y ha sido reimpreso en Pasado a limpio, I, ed. Pre-Textos, 2002, pp. 141-143.
*El texto está sujeto a derechos de autor, por lo que sólo se reproduce un fragmento y se recomienda su lectura íntegra desde la fuente original.
Una modesta proposición, J.Q. (1986)
“El inicio de la huelga contra la ley de atribuciones me ha cogido a medio explicar algunas obras de Gerrit Rietveld: no un arquitecto, ni siquiera un aparejador, sólo un carpintero. Pero un carpintero de cuyas obras, setenta años después de hechas, aprenden quienes quieren estudiar arquitectura. 
(…) ¿Y el programa de la asignatura? Bueno, quedará algo cambiado. De Rietveld no podrá hablarse más, claro. Tampoco de Le Corbusier, ni de Wright: no tenían título. Peor para ellos. Tampoco de Mies, ni de Loos, ni de Behrens, ni de Van Doesburg, ni de Neutra, ni de Perret, ni de Mackintosh, ni de Breuer, ni de Van de Velde… ¿Sigo? (…) ¿Qué supondría, si durante un par de generaciones no se hablara de Wright, Mies y Le Corbusier? 
(…) ¿Y de cuando les viene a nuestros arquitectos su monopolio sobre el proyecto y la dirección de las edificaciones? Dios no suele equivocarse, y sabe escoger sus portavoces: en Francia, Italia y España (en otras partes nunca ha existido) esa legislación data de tiempos de Pétain, Mussolini y Franco. Con una particularidad: en Francia las atribuciones del título de arquitecto se pudrieron con el mariscal, en Italia le cayeron al Duce del bolsillo (…). Sólo entre nosotros la obra ingente del Caudillo se mantiene en dos de los sillares del Estado corporativo fascista: la unidad y obligatoriedad del Colegio Profesional, y las atribuciones exclusivas del Título de Arquitecto. ¿Es eso lo que nos quieren hacer defender? Que se lo hagan ellos. 
Mi preocupación, como trabajador de la enseñanza, es en este caso sólo la siguiente: desde el punto de vista de una Escuela de arquitectura, ¿qué atribuciones legales del título son más positivas para la enseñanza? La respuesta es, para mí, clara e inmediata: las mínimas atribuciones posibles, incluso ninguna atribución.
(…) Quitad atribuciones legales al título: la enseñanza mejora, saltan por todas partes quejas cuando una clase marcha mal, se despueblan los cursos inútiles, se densifican las ocasiones en las que se aprende, porque lo único que podré hacer valer es lo que he aprendido. Dadle atribuciones máximas al título: la enseñanza se degrada; ¡qué me importan los bostezos y las crispaciones de la Escuela: son un trámite a superar, ya me resarciré cuando tenga el título, porque yo no valgo nada, lo que vale es mi título”. (extracto de Una modesta proposición, Josep Quetglas, 1986)
Tras la mordaz y provocadora prosa de Quetglas se respira una evidencia sobre la que algunos ya han escrito durante estos días pasados: el marco de la profesión está cambiando pero aún hay quien no quiere advertirlo y que basa su incomodidad en una más que anunciada pérdida del negocio. Arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros y otros agentes formamos equipo común y no deberíamos dejar que confrontaciones estimuladas por terceros nos desviara de la búsqueda de nuestro espacio común.
La figura del arquitect@ ya no es eso, figura, sino parte de un engranaje colectivo del que somos tan indispensables como lo pueda ser un ingeniero, un arquitecto técnico, o cualquier otro agente de la edificación. Quizás no debamos preocuparnos tanto por la pérdida de un discutible espacio profesional sino aprovechar esta nueva coyuntura para incorporarnos de forma real y efectiva al nuevo lugar común de esa ciencia compleja que es la arquitectura; algo que (ya se ha manifestado en algunos grupos y colectivos profesionales) debería dirigir nuestra mirada, también, hacia la participación e implicación en aquellos ámbitos de decisión que actualmente se dirimen desde los órganos (in)competentes de la esfera política.
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s